Dom 33

«Vendrán de los cuatro vientos». El Catolicismo es Universal, porque incluye a todos, sin distinción de raza, lengua o color. Esto se aprecia cuando viajas por el mundo y al participar en una Eucaristía católica, ves que todo, menos la lengua es igual. Te sientes como en casa….

Este Evangelio, trata del fin del mundo o Parusia: esa segunda venida e Cristo, donde El lo asumirá todo en El. Puede dar algo de miedo, pero la clave nos la da Dios: «nadie sabe cuándo será, ni los angeles, ni el Hijo, solo el Padre». Si consideramos que la causa de muchos de nuestros miedos, es no saber «lo que ocurrirá o cuándo ocurrirá», ciertamente que en cuanto al fin del mundo, no te preocupes, pues solo Dios lo sabe. A ti y a mí, nos toca confiar y trabajar bien en lo de aquí: familia, amigos, vida de fe, trabajo, para poder un día, disfrutar de lo de allí.

Hay muchos profetas de cataclismos, tanto del mundo, que anuncian el fin de la religión. Para algunos, este ya ha llegado. Ven por ejemplo, las JMJ, rayo último antes del ocaso. Y profetas religiosos integristas, que hablan del fin del mundo como si fuera a acontecer mañana. De estos ha habido a lo largo de la historia, algunos de estos, reciben el nombre de milenaristas. Tanto unos como otros, de lo que deberían preocuparse es de, trabajar juntos por hacer esta vida más llevadera y agradable.

Hay un benedictino Jan Petit, que desencantado de la imagen De Dios, que le habían inculcado de pequeño: juez, exigente y castigador, después de algunas «buenas experiencias de encuentro con Dios», se dio cuenta, que Dios es Amor y eso le llevó a escribir un libro titulado: «Dios no está enfadado.». Creo que es la Idea que podemos extraer de este Evangelio: Dios nos quiere y nunca quiere nuestro mal, sino nuestro mayor bien y cuenta con nuestra libertad para que edifiquemos la civilización del Amor, mientras que El cuida de cada uno de nosotros, con ternura, con alegría y como nos quiere tanto, volverá un día para salvarnos de manera definitiva. Esto es algo que ha de llenarnos de paz, de responsabilidad y mucha esperanza.