Domingo 25

Muchas felicidades a los Santiagos, Yagos y Jacobos.

Estamos en un Año Jubilar, por la coincidencia del día 25 de Julio con el Domingo. Asi, lo quiso el Papa Sixto II, en 1221, toda vez que el 25 de Julio sea Domingo. En estas ocasiones, la Iglesia nos ofrece el don de una gran perdonanza. Son las indulgencias, plenarias o parciales, que obtenemos por peregrinar a algún lugar santo, confesar y comulgar y rezar por el Papa.

Jubileo, viene de Jubel, “trompeta” que anunciaba, la llegada de un Año Santo. Además, celebramos el Año de S. José y de la conversión de S. Ignacio. Muchos motivos para dar gracias a Dios….

¿Puedes dejar a mis hijos, sentarse uno a tu derecha y otro, a tu izqda?: es la petición de cualquier madre, que quiere lo mejor para sus hijos. Los Zebedeos (Santiago y Juan), eran dilectos del Señor y le habían acompañado en momentos importantes: en la Resurrección de la hija de Jairo, en Getsemani y en la Transfiguración.

 Se comprenden ambas actitudes, la de la madre y la de los otros discípulos. Y se entiende, todavía más, lo que dice el Señor: “no le es dado, asignar un sitio a su derecha y otro a su izquierda, sino que eso, corresponde a su Padre”. Siendo que, para estar con Dios en el cielo, hay que pasar por la cruz, simbolizada en el cáliz. 

La gran lección que podemos extraer de esta lectura del Evangelio, es que, lejos de vivir preocupados cosas secundarias, nos toca, poner nuestra confianza en Dios, con la mirada en los demás, para servirles y esperarlo todo de El. No ha venido a ser servido, sino a servir…. debería ser nuestro lema. ¿Sirvo a los demás o me sirvo de ellos?….

Pedimos por España y su fe y cultura cristianas. Como dijo la Virgen en el Pilar de Zaragoza a Santiago Apostol: la fe, prevalecerá en España…

AUDIENCIA DEL 18 DE ABRIL DE 2018.

Continuamos, en este tiempo de Pascua, la catequesis sobre el Bautismo. El significado del bautismo resalta claramente en su celebración, por lo que nuestra atención se dirige a ella. Si examinamos los gestos y las palabras de la liturgia, nos daremos cuenta de la gracia y del compromiso de este sacramento, que siempre debemos redescubrir. Lo recordamos en la aspersión con agua bendita que se puede hacer los domingos al comienzo de la Misa, así como en la renovación de las promesas bautismales durante la Vigilia Pascual. De hecho, lo que sucede en la celebración del bautismo despierta una dinámica espiritual que atraviesa toda la vida de los bautizados; es el comienzo de un proceso que permite vivir unidos a Cristo en la Iglesia. Por lo tanto, regresar a la fuente de la vida cristiana nos lleva a comprender mejor el don recibido en el día de nuestro Bautismo y a renovar el compromiso de responder a él en la condición en que nos encontramos hoy. Renovar el compromiso, comprender mejor este don, que es el bautismo, y recordar el día de nuestro bautismo. El miércoles pasado puse esos deberes para casa y para cada uno de nosotros: Recordar el día del bautismo, el día en que fui bautizado. Sé que algunos de vosotros lo saben, otros, no; aquellos que no lo saben, que lo pregunten a los parientes, a esas personas, padrinos, madrinas… preguntad: “¿Cuál es la fecha de mi bautismo?” .Porque el bautismo es un renacimiento y es como un segundo cumpleaños. ¿Entendido? Haced estos deberes, preguntad: “¿Cuál es la fecha de mi bautismo?”. Sigue leyendo